El entorno

Las estupendas condiciones naturales  de la Sierra de Alcaraz, ofrecen una multitud de posibilidades a los aficionados al ciclismo  y senderismo.

Contando con las infraestructuras  que disponemos: La Vía Verde, la  Ruta del Quijote y la enorme red de caminos, cañadas y sendas , nuestra actividad proporcionará los conocimientos y equipamientos para el disfrute de las mismas.

Salobre se encuentra en una situación privilegiada, al estar  enclavado en la puerta del Parque Natural de los Calares del Mundo sirviendo de puente  entre las dos  Sierras, será el pasillo verde para la práctica del cicloturismo.

En este entorno consideramos la bicicleta como medio ideal para recorrer la  sierra y alrededores de una manera alternativa y original, contribuyendo al mismo tiempo a proteger el medio ambiente, sin humos ni ruidos.

El término municipal está atravesado por dos ríos principales, el Salobre y el Ojuelo, que junto a una serie de barrancos, arroyos y ramblas configuran un territorio con gran diversidad en flora y fauna.

Los 610 habitantes se dividen en dos núcleos de población: Salobre y Reolid, este último es punto de referencia por sus balnearios de aguas termales.

Salobre tiene un rico pasado, relacionado con Alcaraz desde el siglo XIII hasta el XIX, en el que fue declarado municipio. A lo largo de la historia Salobre ha tenido actividad minera e industrial de bronce, hojalata, aceite y lana.

Los alrededores de Salobre están plagados de bellos y singulares paisajes como el Estrecho del Hocino, desfiladero por donde discurre el río Salobre, y el pico de la Atalaya.